Apadrina el Órgano


Basílica de la Mercè Barcelona, 16 de Abril 2015

Queridos miembros de la Hermandad de la Virgen de la Merced. Que la luz y las flores salgan de un corazón generoso

Tal y como prometí en mi primera carta, me dirijo de nuevo a todos vosotros. Ha transcurrido medio año largo desde que llegué y me parece que unas letras es una forma cálida de comunicación, sobre todo para desearos una feliz Pascua de resurrección que, como cada año, renueva en todos nosotros nuestra fe de Bautizados. Además deseo comentaros algunas novedades que muchos ya conocéis, porque asistís con regularidad a la Eucaristía mensual del primer martes de cada mes.

Habréis observado que cada martes y jueves (de 13 a 19 h) hay exposición del Santísimo Sacramento y ya son numerosas las personas que pasan ratos de oración delante del Santísimo. Es importante que nunca perdamos, en nuestra vida, estos breves encuentros personales con el Señor. La web se ha convertido en el canal de comunicación, a través del boletín semanal, en el que se relata todo lo que afecta a la vida de la Basílica o de la Hermandad (http://www.basilicadelamerce.cat/).

Crece, así mismo, el número de personas que peregrinando entran a saludar a la Virgen, a encender una vela o sencillamente se acercan a besar la imagen. Esto da mucha alegría y se debe, especialmente, a la generosidad de los voluntarios que “montan guardia” al mediodía. A todos ellos, mi sincero agradecimiento. Tuve ocasión de compartir un rato de oración y encuentro con todos ellos, con todos los voluntarios y voluntarias que posibilitan que la Basílica esté abierta todo el día. Con todo, seguimos necesitando voluntarios porque queda mucho trabajo que hacer. Sólo tenéis que ofreceros y seguro que encontramos la tarea más adecuada para cada uno.

Muchos de vosotros aún no habéis participado en las visitas guiadas que están siendo un éxito. Es tan solo una hora, el domingo de 13 a 14 h. Con la Misa oída y a tiempo para disfrutar después de la comida familiar. Os podéis apuntar llamando por teléfono o comprando la entrada 10 min antes. Hay otras cosas como los trabajos de pintura y reparación de humedades que nos permitirá la próxima inauguración de una sala de exposición permanente (que fuera casi imperdonable no visitar. Os avisaré a tiempo) o que ya ha comenzado la restauración del retablo de la capilla del santísimo.

Por otra parte, la Hermandad ha pagado las cámaras de seguridad en el interior del templo, y en el atrio, que nos dan más tranquilidad. En la Junta vamos dando vueltas a la reparación del órgano y los actos de preparación del Año Nolasco (2018). Y las hermanas perseveran con mucha dedicación en su esfuerzo para hacer llegar alimentos a las familias necesitadas.

Pero...¡sí!, hay un pero....Y os lo quiero proponer con toda sinceridad

La Basílica es bonita pero no es rica. No ha de serlo. Hay muchas necesidades en nuestro entorno y la iglesia no debe confundir dignidad de culto con ostentación. En eso estamos de acuerdo. Pero... ¡La luz hay que pagarla! ¿No?

El otro día, en la junta de la Hermandad, “hicimos números” (que al final de año expondré en la cartelera). La Basílica tiene una deuda “estructural” sencilla de explicar y de entender. Las entradas provienen de las colectas dominicales que oscilan entre los 160 a 180 euros al mes. Es verdad que de vez en cuando hay donativos, pero que no llegan para pagar el sueldo fijo de los laicos (2000 euros mensuales) o la factura de la luz que va de los 1100 a 1550 euros/mes, la limpieza, los suministros, etc.

Un servidor se esfuerza por predicar a Nuestro Señor (lo que buenamente se) pero los números los domino un poco menos.

De todas formas, se me ha ocurrido una idea: que la luz y las flores salgan de un corazón generoso. Es un lema bonito: “que la luz y las flores salgan de un corazón generoso”

Propongo que si dividimos los 1500 euros al mes que cuesta la luz, sólo necesitamos encontrar 30 personas que donen 50 euros al mes (o mejor si son 60 que donan 25, como queráis). Tanto si la proporción es 30/50 como si es 25/60, llegamos a buen puerto. Se trata de que la luz que ilumina el Santísimo salga de la generosidad y la devoción de los hermanos y hermanas. Y aún podemos redondear la propuesta con otras formas más “simbólicas”. Por ejemplo, puedes pensar que por 10 euros la luz votiva de la noche permanece encendida y por 12, brilla durante todo el día. Con una aportación de 14 euros, iluminas el templo mientras tus hermanos adoran al Señor.

Luego os aporto unos gráficos... La verdad es que no importa la cantidad, 10, 12, 14, 25, 50... Lo verdaderamente importante es que, si lo logramos, habremos hecho realidad que “la luz salga de un corazón generoso”. Todo es empezar.

Y lo mismo ocurre con las flores. A ver, a todos nos gusta ver que la Virgen tiene siempre, a sus pies, un centro de flor natural ¿o no? Es tan sencillo como llamar a Flores Navarro y pedir que nos envíen un centro. El pequeño cuesta 35 euros y el grande 42 euros. Dura toda una semana, de jueves a jueves. Esa semana, las flores habrán salido de un corazón generoso. ¿Como lo veis?

Empezamos a cansarnos de creer que la felicidad proviene de tener y no es cierto. La felicidad proviene de dar y de darnos. Bien. Lo que si es necesario es que sea una donación libre, muy libre, como la que intento provocar y animar en todos vosotros, con confianza y una pizca de atrevimiento, pero con la franqueza del afecto que a todos profeso. Ahora unos cuantos dibujos y concreciones.




















1) Si quieres colaborar con 10, 12, 14, 25 o 50 euros al mes solo es necesaria una transferencia periódica a: Basílica de la Mercè IBAN ES49-2100-1183-340200039209 indicando DONATIVO PARA LA LUZ 2) Si quieres apuntarte a regalar flores a la Virgen, solo has de hacer la transferencia de 42 euros a IBAN ES49-2100-1183-340200039209 indicando DONATIVO FLORES. Luego puedes comunicárselo a Amalia (de 10 a 14 h) y ella te indicará en que semana estará la Virgen adornada gracias a tu corazón generoso.

Bien. Predicar no sé yo, pero... ¡en pedir me esfuerzo, creo!

Os deseo una muy buena Pascua de resurrección y que Dios os bendiga

Mn Joan, párroco



24/04/2015 09:11:00