Visitas guiadas  


El órgano de la Merced

Índice:
- Historia del órgano de la Merced
- El nuevo órgano



Historia del órgano de la Merced


Notas bibliográficas para el estudio de los órganos de la iglesia de la Virgen de la Merced de Barcelona
  
El objetivo de estas notas es aportar información para conocer la historia de los órganos de nuestra iglesia y parroquia sin olvidar la evolución del templo a lo largo de los siglos: convento, capilla, iglesia parroquial y basílica, así como los diferentes organeros, las múltiples reformas de los instrumentos, las restauraciones, los organistas y los músicos que han pasado y han dejado su huella.

La primera noticia que encuentro referente a órganos y organeros de la iglesia es que Fray Pablo Rosselló, religioso de la Orden de Predicadores, residente en el convento de Santa Catalina, el día 12 de noviembre de 1482 reclama doce libras barcelonesas a cuenta de un "organito" hecho para la iglesia del convento de la Virgen de la Merced.

Años más tarde, Joan Ferrando (activo entre 1507 y 1519), maestro de órgano y natural de Girona, construye otro en 1510. (Madurell)

Situados ya en el siglo XVII y - según el historiador Louis Ausseil - José Boscá de Seringena (1698-1757), procedente de una familia de la Cerdanya, terminó un órgano en la iglesia de la Merced en 1757.

Bonastre dice que a José Boscá y Llorens (1734-1764), hijo de José Boscá de Seringena se le atribuye la factura de un nuevo órgano en 1759.

En todo caso, se hace difícil admitir la atribución de dos órganos a dos miembros de la misma familia, acabados con dos años de intervalo.

Algunos historiadores dicen que en la misma época se pide la intervención de Jean-Pierre Cavaillé, organero nacido en la región de Gaillac (Francia) en 1743. Este había aprendido el oficio con su tío Joseph con quien trabaja en la región de Languedoc y Rosselló.

La familia  Cavaillé

Jean-Pierre Cavaillé (1743 – 1808)

Jean-Pierre Cavaillé viene a Barcelona hacia el 1755 con el fin de construir los órganos de las iglesias de la Merced y del convento de santa Catalina. (Datos históricos de la casa A.Cavaillé-Coll).

Podría ser que construyera el de la Merced en 1765. Esta hipótesis es difícil de creer, ya que el templo se derriba este mismo año y tampoco se ha encontrado documentación que lo confirme.

Terminados los órganos, se casa en Santa María del Mar en 1767, con María Francisca Coll, hija de un fabricante de sedas.

Vuelve a Francia donde sigue construyendo numerosos órganos en la región de Languedoc-Rosellón, donde nace su hijo Dominique 1771.

Fallecida su esposa Maria Francisca Coll en 1780, Jean-Pierre contrae segundas nupcias con Marguerite Fabry. La familia Cavaillé-Coll va y viene de Francia a España según las circunstancias políticas y sociales de ambos países. En 1778 la familia Cavaillé se instalan a vivir en Cataluña y, en 1789, huyendo de la Revolución en Francia, se establecen en Barcelona donde mantienen muy buenas relaciones con los parientes de la difunta María Francisca Coll.

Subvencionado en 1794 por la Real Junta de Comercio de Barcelona, en 1796 restaura el órgano de Santa María y en 1798, el de la nueva iglesia de la Merced. (Curet, p. 180).

Dominique-Hyacinthe Cavaillé-Coll  (Tolosa de Llenguadoc, 1771- París 1862) 

Dominique, quien aprende rápido el oficio, trabaja con su padre y con su hermano Pedro (Baldelló), y construyen varios órganos en Cataluña y Francia: el de la colegiata de Puigcerdà (1789), el de San Juan de las Abadesas, en Vic (1798), el de Castelló d'Empúries, el de Tortosa. En Barcelona, construyen los de "carácter monumental" en Santa María del Mar (1796- inaugurado en 1797) y el de la Merced hacia el 1800. (Ausseil; Baldelló).

Hacia el 1806 la familia regresa a Francia donde continúan la profesión con notable éxito. En esta fecha Jean-Pierre Cavaillé presupuesta el órgano de la catedral de Lleida. A la muerte de Jean-Pierre en 1808, Dominique prosigue la ejecución hasta finalizar la obra en 1830. También hemos leído que fue Aristides quien -con 18 años- terminó este trabajo. (Datos históricos de la casa A.Cavaillé-Coll. Órgano destruido en la Guerra Civil).

Dominique se casa con Jeanne Autard en 1810 y vive en Montpellier, donde nace en 1811 su hijo Aristide. Continúa trabajando en la región de Toulouse, donde construye el órgano de la colegiata de Saint-Gaudens, el único órgano de este maestro conservado en buen estado y declarado "Monumento histórico". En 1833 la familia Cavaillé-Coll al completo se instala en París donde continúa con éxito la tradición familiar con una empresa de fabricación de órganos.

Aristide Cavaillé-Coll  (1811-1899).

Aristide Cavaillé-Coll será uno de los mejores y más prolíficos organeros del siglo XIX ; figura del órgano romántico, influye en la obra de Aquilino Amezúa.

Joan Puig (siglo XIX) maestro organero establecido en Barcelona a mediados del siglo diecinueve, que interviene en la construcción de un órgano en Santa María del Mar en el 1854.

En 1875, la Orden de la Merced acordó proceder a la renovación del órgano y lo encargó a Joan Puig, quien renovó la parte fundamental del instrumento aumentándolo con flautados de mayor potencia, colocando los registros de ornamentación, etc. En marzo de 1876 tuvo lugar la prueba oficial y actuaron los organistas Pardàs y Candi. (Cowley, p. 140. Se refiere a los músicos y organistas Primitivo Pardàs Font, 1828-1897, y Cándido Candi y Casanovas, 1844-1911)
 
Aquilino Amezúa y Jáuregui (1847-1912) pertenece a una familia de organeros vascos, que establece un taller en Barcelona entre los años 1882-1884, donde construye varios órganos, el más importante de los cuales es el del Palacio de Bellas Artes de la Exposición Universal de Barcelona de 1888. Construye el órgano del Palau Güell, los de las iglesias de Santa Ana en 1877, de Belén en 1881, de las Salesas en 1881, el de San Vicente de Sarriá en 1893, el de la iglesia de los Jesuitas de Casp en 1892, el del monasterio de Montserrat en 1896, y el de la Parroquia de la Virgen de la Merced en 1893. Fuera de Barcelona es obra suya el del monasterio de Ripoll 1893.

Aquilino Amezúa, siguiendo el camino iniciado por Aristide Cavaillé-Coll, es el introductor en España del órgano romántico, y es maestro de Gaietà Estadella  Soler y de Pau Xuclà Camprubí, ambos interventores en los órganos de la Merced, a los que transmite la tradición del órgano romántico de origen francés.

 
Pau Xuclà i Camprubí (1868-1953) es hijo de la familia que fundó la casa "Órganos de Pablo Xuclà" en la calle Laforja 26 de Barcelona, en 1860.

Su padre -Mariano Xuclà- se casó con Mónica Camprubí y tuvieron dos hijos: Dolores, que se casó con el organero Estadella, y Pau, que muere en 1953.

Fue discípulo de Amezúa y constructor de numerosos órganos en Barcelona: los de las iglesias de Pompeya, Belén, San José de Gracia, Santa Mónica, San José de la Montaña, San Felipe Neri, colegio Condal (La Salle).



Trabaja también por España y en el extranjero.

Además, reforma órganos importantes, como el construido por Amezúa para el Palacio de Bellas Artes de Barcelona, y los de Morella, Vic y la catedral de Barcelona
Pau Xuclà construye un nuevo órgano para la Merced, dotado con máquina Baker, que se bendice 1915.


Los órganos del siglo XX
 
























      El coro y el órgano en 1920                                                El coro y el órgano en 1934
 
 
 
... en la Guerra Civil se quemaron dos órganos en la Merced. (Órganos y armonios destruidos durante la Guerra Civil en las parroquias de la Diócesis de Barcelona).


 
 
El coro de la basílica después de julio de 1936. Fotografía Instituto Amatller de Arte Hispánico. Archivo Mas
 

En muchas de las grandes iglesias y catedrales había más de un órgano. Los grandes o monumentales, también llamados órganos mayores, se complementaban con otros más pequeños situados en capillas donde se celebraban actos religiosos propios.

Pensamos que en la Merced sólo había el órgano mayor y que el resto (el de la capilla de la Soledad o el del camarín) eran órganos transportables, alguno de los cuales podía haber sido destruido.

Tras la Guerra Civil los organeros barceloneses de más prestigio eran Pau Xuclà y Gaietà Estadella, que habían trabajado en los talleres de Amezúa y fueron condiscípulos de Lope Alberdi.

Gaietà Estadella i Soler (1877-1944) 

Discípulo de Amezúa, se instaló por su cuenta y fundó su propia casa constructora en el nº 58 de la calle Martínez de la Rosa (antes llamada calle de la Estrella, en Gracia). El local y el taller fueron vendidos al organero italiano Francesco Teppati, colaborador de Juan Amezúa, padre de Aquilino.

Los órganos que construyó Estadella son de estilo sinfónico y de buena calidad. Desgraciadamente, la mayor parte de ellos fueron  destruidos durante la Guerra Civil.

Se casó con Dolores Xuclà y Camprubí (1882-1952) quien al quedar viuda, quemó y destruyó toda la documentación y papeles relativos a la actividad de su esposo. Por este motivo es difícil documentar la trayectoria y actividad de Estadella. (Cowley)

Cowley divide los órganos de Estadella en dos etapas según el estilo y las características: los anteriores a 1925 -más innovadores y de mayor calidad- y los posteriores hasta su muerte. Este autor define las características de sus órganos: "... las dimensiones de un órgano normal de Estadella eran más bien reducidas, entre 16 registros y 24 registros, con dos teclados manuales y pedal como norma.

Todos los instrumentos de la segunda etapa caen dentro de estos parámetros ... el de Santa María de Mataró queda intacto como testimonio de la escuela romántica de organería catalana".

Parece ser que los órganos de Estadella fueron hechos con buena madera y los ebanistas eran cualificados.

Entre los de la primera época se conservan los del Monasterio de Sant Cugat del Vallès de 1912 (restaurado posteriormente), Sant Andreu de Llavaneres de 1918, y el de Santa María de Tàrrega de 1923.

De la segunda época son el del Carmen de Vic, de 1930, Santa María de Vilafranca del Penedès, de 1942-43, la Merced, hacia el 1944-1947 y otros de menor relevancia.

Destruidos ' style='¿?:;'> son el de los Maristas de la calle Bruc; el del Santuario del Inmaculado Corazón; el de San Joaquín, los Mínimos; San Pedro de las Puelas; Sant Cugat ' style='¿?:;'>' style='Rec:;'>; las Teresas.

También repara los de Santa María de Badalona, el del Monasterio de Ripoll, el de San Severo (Barcelona), el de la ex colegiata de Guisona, y el de Nuestra Señora del Collell. Asimismo reforma el de la catedral de Lleida en 1921.

De la segunda etapa, su mejor obra es el órgano de la iglesia de Santa María de Mataró, de 1927. Este órgano fue "indultado" de la destrucción de 1937 por haberse interpretado "La Internacional "cuando estaba a punto de ser quemado. (Hojas del Museo Archivo de Santa María)

En 1935 reforma el de la catedral de Barcelona, incorporando un órgano pneumático y un dispositivo romántico.

Terminada la Guerra Civil, Estadella entra a trabajar en el Ayuntamiento de Barcelona y es el encargado del mantenimiento del órgano de la Catedral.

Destruido el órgano de la basílica de la Merced en la Guerra Civil, comienza la construcción del nuevo (Cowley no lo afirma) entre 1944 y 1947. Al morir repentinamente, continúa la construcción su cuñado Pablo Xuclà y Camprubí, dejándolo también inacabado a causa de una insuficiencia cardíaca en 1953.
 
 
Ramón Solsona i Isanda (Els Arcs, Lleida 1881- 1950)

Al llegar a Barcelona, Ramón Solsona se inicia en la organería en la Casa Xuclà como aprendiz hasta 1931. Después de esta fecha trabaja con Cayetano Estadella. Fue una persona muy cualificada en la ejecución de sus trabajos y reconocido por la afinación de los instrumentos. No llegó a establecerse con un taller propio ni a trabajar por su cuenta, pero intervino en los órganos de Xuclà y Estadella, concretamente en los de Belén y  la Merced. (Cowley)
 
 
L’Escolania :  l’orgue i la formació musical

A mediados del siglo XVIII, el Padre Joan Oliva y Torres, barcelonés que había sido monaguillo de la capilla de San Justo, y que era organista y compositor, inició la formación de algunos niños para la creación de un coro en  la Merced imitando al del Monasterio de Montserrat. El coro de monaguillos cantaba cada día en una misa, además de las intervenciones especiales en las fiestas y oficios varios.

Al morir Mossèn Oliva al 1801, la dirección fue retomada por Mn. Esteve Vinyals.

Els primers nens ( uns 25 d’entre set i tretze anys) vivien al convent i es mantenien gràcies a la generositat del ciutadà honrat de Barcelona Josep  Gloria qui, en morir al 1782, va deixar béns per al manteniment de deu o dotze escolans.

L’Escolania era  independent de la capella de música, els escolans cantaven a cor, a veus soles, o amb acompanyament d’harmònium o piano i es limitaven quasi sempre a entonar la Salve i els goigs i  lloances a la Verge Maria.(Curet)



Los primeros niños (unos 25 de entre siete y trece años) vivían en el convento y se mantenían gracias a la generosidad del ciudadano barcelonés Josep Gloria quien, al morir en 1782, dejó bienes para el mantenimiento de diez o doce alumnos.

La Escolanía era independiente de la capilla de música, los alumnos cantaban a coro, a voces solas, o con acompañamiento de armonio o piano y se limitaban casi siempre a entonar la Salve y los gozos y alabanzas a la Virgen María. (Curet )

Los profesores y maestros de la Escolanía han sido músicos de alta cualificación y reconocido prestigio, figuras principales de la historia de la música catalana.

Terminada la Guerra del Francés se tuvo que reorganizar la Escolanía en 1814 y fue Fray Pascual Ferreras Escarràs (1775-1849) el encargado de la dirección, junto con Ignacio Combelles, reconocido profesor de flauta. Los siguieron Esteve Vinyals, y Francisco Andrevi (1786-1853), maestro de capilla de 1850 hasta 1853.
 
 
El compositor y músico Bernard Calvó Puig Capdevila (1819-1850) sucedió a Andreví como maestro de capilla y director de la Escolanía, hasta que ocupó el cargo Bonaventura Frigola Frigola (1829-1901) de 1881 a 1901.



Es en este periodo (1879) cuando Enrique Granados (1867-1916) ingresa en la Escolanía donde recibe la enseñanza musical de Francisco Javier Jumet.

Joaquim Cassadó y Valls (1867-1926) entró en la Merced, cuando Buenaventura Frigola era maestro de capilla. A la muerte de éste en 1901, Cassadó ocupó el cargo durante los cinco años siguientes.

Se casó con Josefa Moreu Fornells y sus hijos Gaspar y Agustín se iniciaron en la música en la Escolanía de la Merced.

Gaspar Cassadó y Moreu (1897-1966) comenzó a estudiar violonchelo a los cinco años con el maestro Dionisio March, de la misma capilla de la Merced que dirigía su padre, Lluís Millet (1867-1941), músico, compositor y director coral, fue nombrado maestro de capilla de la Merced en 1906, y su relación con la Merced perduró hasta 1939.

Antoni Pérez-Moya (Valencia, 1884 -1964), músico, compositor y maestro de coral, ingresó a los once años (hacia el 1895) en la Escolanía de la Merced, dirigida entonces por Joaquim Cassadó, donde estudió solfeo y piano, órgano y violín con los maestros Bonaventura Frigola y Joaquim Cassadó. En 1902 fue nombrado maestro de la Escolanía y organista de la basílica. En 1941 sucedió a Millet como maestro de capilla.
 
                   


La Escolanía de la Merced dibujada por Lola Anglada
 
Antoni Pérez-Simón (1920-2005), músico, compositor y director coral. En 1929 ingresó en la Escolanía de la Virgen de la Merced donde recibió la formación musical de Lluís Millet y la de director coral de su padre Antoni Pérez-Moya. En 1941 fue nombrado organista de la basílica y, a la muerte de su padre en 1964, lo sucedió como maestro de capilla.
                        


La Escolanía y el nuevo órgano en 1958
 
La Escolanía subsistió hasta el año 1978.


El órgano de la basílica :1942-2017

Destruido el órgano de la basílica de la Merced a causa de la Guerra Civil, en 1942 se decide construir uno nuevo gracias al donativo del Dr. Molera, antiguo rector de la basílica. Aunque la consola del órgano de la Merced lleva el nombre de Pau Xuclà, pudiera ser que el proyecto fuese de Estadella y que los trabajos fueron a cargo de Salvador Aragonés y Arcediano, de la casa Francisco Aragonés y Puerta. El organero Estadella murió en 1944 y aun así, parece que el órgano llegó a sonar.

Ampliación, restauraciones y proyectos 1955-2013

En 1955, el nuevo Rector, el Dr. Lorenzo Castells pidió la ampliación y restauración del órgano a la Fábrica de Órganos de Nuestra Señora de Montserrat, situada en Collbató y que fue creada en 1926 por José Rogent y Pedrosa (1967-33) y el maestro organero italiano Silvio Puggina Felisati (m.1940), autor - entre otros- del órgano del colegio de San Miguel de Barcelona.

Terminada la Guerra Civil, en 1940, el organero veneciano Enrico Rabagliati Pampuri dirige la empresa, a la vez que es el carpintero y el mecánico. La fabricación de los tubos corre a cargo de Basilio Giménez. La empresa instala el sistema pneumaticotubular del maestro Puggina, y colabora con varios organeros conocidos, como Pau Xuclà y Salvador Aragonés, entre otros. La reforma que mosén Castells encarga a Joan Rogent y Massó (m. 1967) de la casa Órganos de Nuestra Señora de Montserrat  consta de dos etapas, la primera de las cuales se inicia en abril de 1956 y la segunda en 1957, con un coste total de unas 80.000 pesetas, y se termina en diciembre de 1958. Al mismo tiempo que se amplía y restaura el órgano, el escultor Claudi Rius decora el espacio del coro y añade el ángel de pasta que se sitúa en la parte frontal del instrumento.

Poco tiempo después -en 1958- se presupuesta una tercera fase del proyecto con el objetivo de ampliar y poner en funcionamiento la sillita, que había quedado tal como Estadella la había pensado. Este trabajo tenía un presupuesto de 130.000 pesetas, pero no nos consta que se llevara a cabo. En Navidad de 1958 el nuevo órgano suena por primera vez. La empresa de Joan Rogent y Massó sigue afinando y reparando el órgano hasta el 1964, fecha del cambio empresarial con la familia Blancafort.
 
Entre 1967 y 1992 se ocupa de los ajustes y de la afinación del instrumento el mismo Enrico Rabagliati, establecido por su cuenta en la calle de Llagostera, de Barcelona. Entre 1992 y 1996 se estudia un nuevo proyecto de restauración de Francisco Benaque, establecido en la calle de Puigcerdà 261, de Barcelona, ​​con un presupuesto de 4.170.000 pesetas, que no está por escrito haberse realizado. En 1998 - por indicación del maestro organista Antoni Pérez Moya, titular de la Basílica - se pide a la empresa Del Olmo Arrizabalaga, de Les Franqueses un nuevo proyecto de restauración del órgano. El anteproyecto incluye un estudio histórico y fotográfico del estado del instrumento. El presupuesto, de 8.753.118 pesetas, se aprobó y se pagó. En 2001, el organista de la basílica Raúl Prieto Ramírez hace un estudio técnico e histórico del instrumento y se encarga una nueva intervención de restauración a E.R.Ottes. Esta intervención, cuyo importe fue de 9.015.711 de pesetas, fue pagada a pesar quedó inacabada.

Un nuevo proyecto de restauración se encarga a Acityores, en 2013, el cual queda sin ejecutar. En 2016, la Hermandad de la Virgen de la Merced encarga al organero Gerhard Grenzing la construcción de un nuevo órgano para la Basílica, con motivo de la conmemoración del 8º centenario de la institución del orden mercedaria por san Pedro Nolasco en 1208.
 
Estas notas son extraídas de los documentos de archivo de la Basílica, y completan la reseña bibliográfica.
 
Mª Luisa Camarero Roca,
de la Hermandad de la Virgen de la Merced y benévola de la Basílica
Barcelona, julio de 2017

Bibliografia
 
Ausseil, Louis: L’orgue en Catalogne et dans les Pyrénnées Orientales.- Nº spécial de la revue “L’orgue”.
Baldelló, F.: Órganos y organeros en Barcelona: siglos XIII-XIX.- Separata del vol. 1 del  Anuario Musical , 1946.
Bonastre, Francesc: Evolución del órgano español del siglo XVIII a través de la obra de los organeros Boscà. - A: El órgano español: actas del II Congreso Español del Órgano, p. 171.
Cowley, Neil: Instruments de teclat a Catalunya.- Manuscrit mecanografiat.
Curet, Francesc: Visions barcelonines, 1760-1860: la vida religiosa.- Barcelona: Dalmau i Jover, 1955.
Datos históricos de la casa A.Cavaillé-Coll: fábrica de grandes órganos de iglesia y de salón.- Barcelona: Tip.de la Casa Provincial de Caridad, 1901.
Escalona, Josep Maria: L’orgue a Catalunya.- Barcelona: Generalitat de Catalunya, 2000.
Fulls del Museu Arxiu de Santa Maria ' style='¿?:;'>' style='Rec:;'>' style='Mataró:;'>, nº 92, p.38
Història de la música catalana, valenciana i balear.- Barcelona: Ediciones 62, 1999-2007
Madurell, José Mª: Documentos para la historia de los Maestros de capilla, organistas  … y organeros (siglos XIV-XVIII) .- Separata del vol.4 del  Anuario Musical, 1949.
Moli Frigola, Montserrat: Bartomeu Triay , Josep Boscà i els orgues a Girona.- Separata de: Annals de l’Institut d’Estudis Gironins, vol.48 (2007).
La organería española (1882-1940). ' style='¿?:;'>' style='Rec:;'>' style='Mataró:;'>' style='PDF:;d’autor:;desconegut:;en:;accès:;obert,:;p.321-:;'>
https://es.scribd.com/document/137366673/
 
Orgues i harmòniums destruits durant la Guerra Civil a les parròquies de la Diòcesi de Barcelona. - A: Anuario Musical, nº 57 (2002).
Pujol, Amadeu: Real Santuario de la Merced (notas históricas).- Barcelona: E.Subirana, 1916.
 
 
Altres fons consultades
Llibre de comptes de la parròquia 1939-1940
Arxiu Fotogràfic de la Basílica
Arxiu Fotogràfic de Barcelona
Institut Amatller d’Art Hispànic. Arxiu Mas

 



El nuevo órgano




El actual instrumento es obra de Cayetano Estadella. El organero completó en 1941 una primera etapa con la construcción de la caja, la consola de cuatro manuales, el mueble de pared, y dos de los teclados, dejando en funcionamiento 23 registros y 1.236 tubos.
Diversas vicisitudes, como la muerte del mismo constructor en 1944 y las dificultades de la posguerra, fueron la causa de que este órgano no lograra desarrollar nunca todas las posibilidades previstas en el proyecto original.
Este órgano ha tenido varias tentativas para poder ser acabado, como la del organero y cuñado de Estadella, Pau Xuclà o la última a cargo de holandés E. Ottes quien hacia el año 2000 construyó una nueva consola de 3 teclados e instaló una transmisión mecánica sin llegar a concluir los trabajos, quedando un instrumento inacabado y caótico.
El órgano presenta un cierto estado de abandono en buena parte de sus elementos: caja, mecanismos, alimentación del aire con muchas fugas, armonización del sonido... Muestra diversas afectaciones de carcoma, los adornos de piel en los fuelles y motores de registros están muy degradados y hay otras piezas deterioradas,  como el cajón del motor con peligro de incendio.
 
A nivel funcional la deficiencia mayor es la dureza extrema de los teclados, con valores que superan los 500 gramos (el doble de los valores máximos admisibles) y que hacen imposible que el organista pueda tocar con un mínimo de comodidad. En este estado el acompañamiento litúrgico es muy difícil y el uso para conciertos imposible.
 
Desde hace unos años la Hermandad de la Virgen de la Merced ha iniciado una serie de estudios y consultas para tomar la decisión más oportuna en cuanto a la restauración del órgano. Gracias a Dios, y especialmente a los esfuerzos y tenacidad tanto de los miembros de la Junta como, muy especialmente, de su presidente el Sr. Ignasi Riera, el día 9 de noviembre de 2016 se firmó un contrato con el Maestro organero Gerhard Grenzing para la construcción un órgano nuevo, que podría estrenarse el próximo 2018, dentro del 800 Centenario de la fundación de la orden de la Merced.
 
GERHARD GRENZING, maestro organero
 
De la misma manera que, desde hace siglos, han habido maestros llegados del norte de Europa, Gerhard Grenzing se estableció aquí hace 46 años para el cuidado del legado cultural de los órganos en el territorio catalan, tarea comenzada en Mallorca. Después de crear, junto con la confianza de su equipo, más de 150 instrumentos nuevos en tres continentes, es su deseo aportar su larga experiencia y nuevos valores para el enriquecimiento de la cultura organística del país.
EL PANORAMA HISTÓRICO
 
Pocas ciudades europeas pueden disfrutar como Barcelona de un título como "ciudad internacional de órganos". Otros modelos serían, aunque con limitaciones, París y Bruselas. Desde el siglo XIV la ciudad condal ha sido el punto de encuentro de maestros venidos desde Alemania, Flandes, Francia y Suiza que han intercambiado sus conocimientos con los organeros locales.
 
Fruto de este crisol ha sido la escuela organera catalana con obras excepcionales en tamaño y recursos musicales muy desarrollados ya desde el siglo XVI. Como ejemplo se puede citar el instrumento de Johann Spinn von Neuern en la basílica de Santa María del Mar en Barcelona en torno a 1480. La fachada del órgano de la catedral barcelonesa e incluso sus grandes tubos conservados datan de 1539, obra del maestro Pere Bordons (1547) y sus compañeros Peris Arrabasa y Fermin Granollers.
 
También es el caso en la Basílica de la Merced: el instrumento que se perdió en la guerra civil fue creado a finales del siglo XVIII por Jean-Pierre Cavaillé, fundador en Barcelona de la dinastía Cavaillé Coll, y posterior exponente y referencia para los órganos románticos del siglo XIX a escala mundial.
 
FILOSOFÍA DE LA OBRA
 


En estrecha relación con la trayectoria histórica en Cataluña presentamos un proyecto de reconstrucción de un órgano influenciado por la escuela catalana, desarrollada desde el siglo XIV hasta principios del S. XX. Debemos tener en cuenta que la construcción del instrumento no debe enfocarse como una réplica de un instrumento histórico, sino como un reflejo de la evolución de siglos en la historia de los órganos y, a la vez, estrechamente vinculado con la tradición de los organistas locales. La presencia del órgano en la "vox populi" catalana se expresa todavía hoy con muchos dichos a pesar de que estos instrumentos ya no existen en muchos lugares. Una de las pérdidas artísticas más importantes en Cataluña durante la Guerra Civil fueron los órganos. La recuperación de este inmenso tesoro ha sido muy lenta, y también la recuperación del ambiente musical en su entorno.
 
Hay que tener en cuenta que las reverberaciones largas obligan a una armonización exquisita ya que el viento ha de ser vivo para favorecer un sonido cálido, y la misma armonización de alta calidad es necesaria para poder llenar el gran espacio, aunque este esté totalmente ocupado. Se proyecta el instrumento bajo el horizonte de experiencias e innovaciones propias. La tendencia actual en la construcción de órganos de esta categoría es incorporar los logros y ganancias técnicas y estéticas de siglos anteriores en un diseño y material actualizado.
Este es el caso, por ejemplo, de la mecánica directa y colgada, no superada en su tacto sensible o la alimentación viva de aire mediante fuelles clásicos, evitando los extremos entre un viento rígido y otro que sería inestable.
 
ESTILO
 
Un órgano debe ser ampliamente versátil en sentido estilístico y, a la vez, tiene que tener su propia personalidad, que se define no sólo a través de los nombres y de la cantidad de los registros proyectados: el órgano como obra de arte ha de ser una unidad y todos los detalles y elementos son significativos, desde la filosofía de su misión y entorno hasta sus mecanismos, alimentación de viento y sobre todo los cálculos, la elaboración artesanal, la armonización y la voz de sus tubos.
En este caso se propone un instrumento de tres teclados y pedal que componen cuatro cuerpos musicales clásicos. Este proyecto recoge un amplio panorama de posibilidades interpretativas. El anteproyecto para la construcción del Órgano de la Basílica de la Virgen de la Merced contempla la recuperación de una tradición ancestral en Cataluña para obtener un instrumento de culto, en las funciones litúrgicas solemnes y para la cultura con posibilidades de celebrar conciertos de alto nivel.
LA REALIZACIÓN
 
La propuesta contempla realizar actuaciones que, respetando la configuración del mueble, aportan mejoras estéticas y musicales. Esencialmente se trata de convertir las actuales celosías expresivas en castillos de tubos cantantes. La composición del mueble está basada en cinco castillos; la disposición de los tubos de las torres laterales y la torre central se repite situando el tubo más grande en el centro. Estas tres torres destacan por las molduras y por la decoración que las corona, dando esbeltez y grandiosidad al mueble. Las tallas barrocas que decoran la parte superior del mueble unen en una sola línea las cinco torres. Destacamos que el tubo más grande de la fachada es un G# del Flautado 16', esto quiere decir que estamos hablando de un órgano que podríamos catalogar dentro del grupo de los grandes instrumentos, ya que las medidas de los órganos las determinan el tubos más grandes de la fachada.
 
Aquí dan un aspecto impactante y majestuoso que enriquecen la estética que será a la vez correspondida por su sonido. También proponen realizar pequeñas mejoras en la estética de la silla, esencialmente para rearmar las torres redondas. Una ligera modificación que facilitará también la visualización del rosetón desde el centro del templo.

CONSTRUCCIÓN
 
SECRETOS: Los secretos serán los tradicionales de corredoras y tapa. Las corredoras ajustarán con arandelas de cachemir o un sistema similar. Las válvulas serán de cedro forradas con piel y tetinas de plomo.
 
CONSOLA: La consola estará construida en roble. Las medidas respetarán las normas europeas, con los siguientes aspectos característicos de nuestra casa: -Los teclados se montarán horizontalmente, sin inclinación. -Los Sostenidos serán paralelos. -Los Acoplamientos normales serán mecánicos. Habrá un interruptor con llave para los ventiladores, conectando a la vez el alumbrado del pedal como control, así como iluminación de las partituras. Las teclas serán chapadas en ébano o similar y los sostenidos de boj o maderas similares. El pedal de roble será de forma paralela,  situación de re#2 bajo re#3 de los teclados y tendrá un asiento de roble.

MECANICA: La mecánica será directamente colgando y la transmisión de máxima sensibilidad. Las varillas serán de cedro con regulación en la consola. Las reducciones serán de molinillos de acero, con secciones propias para evitar torsiones, y brazos de acero soldados en los extremos y los cojinetes de madera,  los ejes de latón con ajuste automático, evitando roces y ruidos.
 
TUBOS: Es preciso realizar un estudio pormenorizado de los tubos existentes en el órgano, su calidad, su estado de conservación y, por su rendimiento musical, la posibilidad de integración en el nuevo instrumento. Es posible que los registros más interesantes como el de la Flauta Catalana del actual instrumento puedan ser incorporados al nuevo instrumento. Estos tubos deben ser restaurados. Se restaurarán los golpes, grietas, agujeros y otros daños que hayan sufrido. Los nuevos tubos serán parcialmente construidos en nuestro propio taller. Las aleaciones serán: - 86% para tubos de fachada y de carácter principal, - 46% para Flautas, de carácter principal así como madera para los bajos.
 
MECANISMOS DE REGISTROS: Los tiradores de registros serán en estilo tradicional, pomos de madera noble con el nombre del registro grabado. La actuación será electrónica y, a la vez,  para facilitar la labor del organista, se dispondrá de un ordenador con un mínimo de 3.000 combinaciones libres para los registros.
 
ALIMENTACIÓN DE VIENTO: Se efectuará a través de un motor-ventilador silencioso y varios fuelles reguladores situados dentro del mueble, de concepción clásica para una alimentación viva de los tubos.
 
MATERIALES EN GENERAL: Los materiales serán escogidos y de alta calidad. Las maderas parcialmente curadas al natural. Se reserva la posibilidad de sustituir los materiales indicados por otros semejantes.

ARMONIZACIÓN Los tubos serán cortados exactos a partir de 1 1/3'. La afinación será de 440 Hz a 20 ° C. La decisión definitiva sobre el punto de afinación y el temperamento deben ser comunicados al principio de la armonización. La armonización será clara, cálida y de máxima calidad en todos los detalles, para que el sonido resulte siempre atractivo y vivo. Todos los tubos estarán bien equilibrados, los diferentes planos sonoros bien matizados y la lengüetería atacará con rapidez. Toda la estructura sonora del instrumento y cada uno de los tubos serán adaptados a la acústica del edificio.
 
Para llegar a este fin son imprescindibles la elaboración de tubos de alta calidad, ricas aleaciones, laboriosos cálculos y ensayos de las medidas, y finalmente una armonización artística generosa y enérgica (que nada tiene que ver con "simplemente fuerte" o en todo caso "forzada"), basado en múltiples ensayos y experiencias previas a través de investigaciones de largos años de los maestros catalanes y de sus escuelas.
 
(Todas estas descripciones son extraídas del proyecto que es propiedad intelectual de Gerhard Grenzing S.A)
 
Para lograr culminar la construcción de este nuevo órgano contamos con la generosa subvención de obra social previstos entre la Generalitat y la Fundación Bancaria Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona, ​​"la Caixa". La Junta de la Hermandad de la Virgen de la Merced ha constituido una comisión para seguir el tema, que será la que irá informando de la marcha de su construcción junto a otros aspectos y campañas previstas para hacer llegar a buen puerto este magnífico proyecto.